Murallas de Béjar El balcón del puebloMurallas La Ciudad de Béjar

Los vetones, pueblo de origen indoeuropeo cuya principal ocupación era la ganadería, fueron unos de los primeros pobladores de estas tierras, desde el año 400 a.C.. Posteriormente llegaron los romanos y dominaron todo el territorio. Béjar se encontraba dentro del trazado de la famosa Calzada de la Plata, vía de comunicación importantísima que unía Mérida con Astorga, y atravesaba esta comarca de sur a norte siguiendo un trazado más o menos paralelo a la actual carretera CN-630 (Gijón-Sevilla).

Durante la época árabe, Béjar constituyó una plaza fuerte muy importante, construyéndose en el solar que hoy ocupa el Palacio Ducal una alcazaba, y rodeándose toda la ciudad por una muralla de la que aún se conserva su parte occidental. Reconquistadas definitivamente estas tierras en tiempos de Alfonso VII, Rey de Castilla y Rey de León, el entorno bejarano fue asignado al reino de Castilla, de aquí que la mayor parte de esta comarca fuera repoblada con gentes castellanas. Reunificados definitivamente los reinos de Castilla y León, en 1230, en la persona de Fernando III el Santo, esta zona siguió los avatares generales de la historia de España.

La importancia de la localidad se consolidó con la creación ese mismo año del ducado de Béjar, que disfrutó de un gran prestigio entre la nobleza española de la época.

La muralla urbana de Béjar fue construida por los árabes, y ampliada en el siglo XIII por el Rey Alfonso VIII desde la Plaza Mayor hasta la Puerta de la Villa (reformada en el siglo XVI), dotando a este tramo de las Puertas del Matadero, Puerta Nueva y Campo Pardo, Barrio Neila, Solana y San Nicolás, que dieron lugar a las callejas que aún hoy existen.

Según una leyenda, los cristianos escondidos en el monte del Castañar, situado a 3 kilómetros de Béjar se camuflaron con musgo todo el cuerpo, y cargados de armas descendieron por la noche al pie de las murallas; los árabes al abrir por la mañana las puertas de la muralla se encontraron con los ya denominados Hombres de Musgo. Este hecho tuvo lugar en 17 de Junio Festividad de Santa Marina, fiesta de interés cultural.

Descripción

Dos murallas de origen medieval circundaban la villa de Béjar desde la actual Plaza Mayor, en dirección al poniente. Sus trazados paralelos confluían en el muro donde se abría la Puerta del Pico en dirección a oriente hasta la Puerta de la Corredera. De la misma época que la Puerta de la Corredera eran las puertas de San Pedro y la desaparecida de la Traición, y posterior a ellas es la Puerta de San Lázaro. Existieron además otras puertas y postigos como las de Santiago o la de Peña Oliva, Santa María, Cerradillo y de la Cruz.

Las murallas de Béjar son unos de los restos más antiguos que aún hoy día pueden contemplarse en Béjar, aunque sólo quedan algunos tramos de muralla y las puertas del Pico y de San Pedro.

El acceso es libre.

El hotel el balcón del pueblo se encuentra a tan solo 6 kilómetros de distancia de las murallas. www.balcondelpueblo.com

El hotel el Balcón del Pueblo, espera que dicha información sea de su interés.

Anuncios